10 consejos para grabar guitarras


1- CALIBRAR Y REALIZAR MANTENIMIENTO AL INSTRUMENTO (SET UP) Es lógico: el buen sonido de una guitarra comienza por el guitarrista. Pero además del músico, el instrumento también debe estar en las mejores condiciones posibles para una grabación en estudio profesional. Por eso, antes de entrar al estudio, es una excelente idea llevar el instrumento a un experto que le dé el mantenimiento necesario para asegurarte una grabación sin desafinación por falta de calibración, sin ruidos de masa o zumbidos propios de la electrónica del instrumento, etc. Además, un set-up apropiado de la guitarra te va a facilitar la ejecución, permitiéndote tocar más relajado y, por lo tanto, mejorando tu performance en la grabación.

2- AISLAR EL AMPLIFICADOR DEL PISO DE LA SALA Cuando se graban guitarras en lugares pequeños, como en un dormitorio o hasta en un project-studio, la conexión física entre el piso de la sala y el amplificador de la guitarra puede causar que éste último vibre en ‘simpatía’ con el suelo. Esto puede derivar en un incremento en las frecuencias graves que resulta muy difícil de quitar con ecualizador, y hace que el sonido de la guitarra quede ‘pastoso’ u opaco.

Al separar el amplificador del suelo con algún producto de aislamiento denso, se logra que el amplificador reproduzca las bajas frecuencias con mayor precisión y sin entrar en simpatía con el piso de la habitación. Esto es particularmente útil cuando tratamos con arreglos de guitarra muy densos que se distribuyen en varios canales y luego suelen convertir la mezcla en un pantano del que es muy difícil salir.

3- TENER EN CUENTA Y ENTENDER LA HABITACIÓN El sonido del amplificador se verá afectado en gran medida por la habitación en la que se encuentre. Cuando el equipo se toca a alto volumen en un ambiente pequeño, pueden generarse las llamadas ondas estacionarias. Para reducir al mínimo su impacto, es aconsejable colocar el amplificador en un ángulo de 45º respecto de las paredes paralelas. Esto evita que las frecuencias predominantes se acumulen en la habitación.

También puede ser una buena idea colocar una manta gruesa por sobre el amplificador con el fin de eliminar el sonido de la sala de los micrófonos cercanos al gabinete. - Para mayor control del sonido ambiente en la mezcla, se puede colocar un micrófono de sala. Esto permitirá la posibilidad de experimentar diferentes sonidos cuando llegue el momento de la mezcla, como por ejemplo, utilizar paneos opuestos para ambos micrófonos, o colocar un delay en el micrófono de sala para crear una mayor sensación de espacio, etc.

4- ECUALIZAR CON LOS MICRÓFONOS Suele haber perillas de tono en las guitarras, como también hay perillas de tono (y a veces ecualizadores) en los amplificadores. Aunque estos comandos son fáciles de usar y tentadores para jugar con las variantes sonoras que provocan, una ecualización drástica puede hacer que un amplificador suene muy ‘duro’ o que el sonido se distorsione en forma no deseada. Un método menos usado pero igualmente efectivo de ecualizar el sonido del amplificador, se logra a través de las diferentes formas de colocar el micrófono frente al cono del parlante.

- Hacia el centro del cono se obtiene un sonido más brillante (frecuencias más agudas) y compacto. A medida que alejemos el micrófono hacia el exterior del cono, lograremos un sonido más grave, menos definido pero más cálido. - Por otra parte, cuanto más cerca se encuentre el micrófono del parlante, más definido será el sonido; pero cuanto más lejos, más registros se captan. - El ángulo del micrófono respecto del parlante también modifica el tono del sonido del amplificador: colocando el mic en un ángulo de 45º hacia afuera, se reducen las frecuencias medias-altas; mientras que inclinando el mic 45º hacia adentro, se enfatizarán las frecuencias medias-bajas. - ¡El sonido de ambiente es tan importante como el que sale del parlante! La justa combinación de los dos, es el inicio del camino hacia un buen sonido grabado. - Por otro lado, el uso de más de un micrófono nos dará la posibilidad de elección o combinación al momento de la mezcla. Los micrófonos preferidos para esta aplicación son los dinámicos, por su coloración y por la posibilidad que tienen de manejar altos niveles de presión sonora. Los micrófonos de cinta también suelen ser una buena opción, porque aunque son menos apropiados para altos niveles de presión sonora, capturan un sonido más rico y preciso.

5- ELEGIR LA PUA Y LAS CUERDAS CORRECTAS Aunque seguramente tenés un par de púas que van de acuerdo con tu estilo, hay otras opciones que vale la pena probar, ya que pueden cambiar drásticamente el sonido de tu guitarra. - Por ejemplo: para obtener más ataque en guitarras lead o solos, un púa de metal permite obtener tonos más agudos sin necesidad de recurrir al eq del amplificador. Por el contrario, una púa de fieltro, puede ser una excelente elección para guitarras rítmicas más suaves, que necesitan mezclarse con el piano y los teclados. Antes de gastar dinero en un nuevo amplificador o en una pedalera, date una vuelta por una casa de música y elegí unas cuantas púas para probar.

- Por supuesto que las cuerdas también pueden tener un fuerte impacto en el sonido final de la guitarra: probá con diferentes marcas, materiales, calibres y entorchados. Las cuerdas de acero suelen sonar más brillantes y brindar un sonido más fuerte y con mayor sustain. Las cuerdas niqueladas o de puro niquel pueden ser un poco más suaves y proporcionar un sonido más apagado. En cuanto al grosor o calibre, cuerdas más gruesas suelen sonar más fuerte y brindar mayor sustain, pero son más ‘difíciles’ de tocar. Tratá de encontrar el balance correcto, buscando un grosor que te otorgue un buen sonido pero que no afecte tu performance. Por último, tené en cuenta el entorchado. Lo más común es usar entorchados redondeados, pero si estás buscando un tono más apagado, con una atmósfera más vintage, tendrías que probar entorchados planos.

6- USAR CON CRITERIO LAS GUITARRAS DOBLADAS Usualmente podríamos caer en el error de pensar que una guitarra doble de principio a fin es todo lo que la canción necesita para dejar cocinado el sonido de violas; pero lamentablemente, las guitarras dobladas durante arreglos ‘densos’ rítmicamente o con muchas notas y velocidad, suelen volverse perfectas enemigas a la hora de la mezcla. - Duplicar sólo la nota fundamental de una progresión de acordes, es una excelente medida de ‘engrosar’ una pista de guitarra sin riesgo de sobrecargas de información. Como complemento de lo anterior, es buena idea duplicar la misma nota una octava arriba y panear las dos dobles de forma opuesta. - Doblar la guitarra completa es un buen recurso para los estribillos, en donde reamente funcionaría dando más energía a esa parte de la canción. - En una canción de rock pesado por ejemplo, una guitarra doblada con menos distorsión que la principal, sonaría muy agradable y agregaría un poco de claridad a la progresión armónica. - En canciones pop, las guitarras dobladas usando diferentes inversiones en los acordes, añaden una sensación de amplitud –por ejemplo a un estribillo- evitando el uso de otros arreglos que posiblemente distrajeran al oyente de la parte vocal.

7- ¿EQ EN EL AMPLI O EN LA MEZCLA? Es regla de oro en el estudio de grabación que el sonido se debe lograr en la toma, y no mediante correcciones durante la mezcla. Así como es de cierto esto, también es verdad que toda regla tiene sus excepciones. Una de esas excepciones tiene que ver con la ecualización desde el amplificador. Ecualizar desde el amplificador, suele resultar en cambios muy drásticos. Tanto es así que estas modificaciones cambian la relación del sonido de guitarra con el resto de la mezcla. Ecualizar desde el amplificador puede pensarse como el hecho de agregar un efecto para cambiar el propósito de la parte de guitarra. La ecualización en el momento de la mezcla puede ser mucho más sutil. Si se va a utilizar el eq del amplificador para la toma, es conveniente modificar enfatizando agudos y guardar el tratamiento de las bajas frecuencias para la mezcla. De esta forma nos aseguramos de no sobreecualizar en graves y empastar el sonido del track antes de la mezcla, y aun así tenemos la posibilidad de distorsionar sutilmente al amplificador en agudos.

8- CUIDADO CON LAS REVERBS En general es mejor usar poca o no usar reverb en la grabación. (Nos referimos a no grabar el proceso en el track). A no ser que el arreglo que se toca requiera de una reverb o delay para ser tocado correctamente y el hecho de no usar procesos condicione la ejecución, es mejor dejar estos efectos para la mezcla. La reverb puede sonar muy linda en la pista para la primer guitarra rítmica, pero cuando se apilan tres o cuatro guitarras más sobre la primera, esa misma reverb seguramente parecerá ‘de juguete’ y resultará molesta.

9- EFECTOS QUE AFECTAN La pedalera o el set de pedales que usas en vivo puede ser muy eficiente y contar con efectos más que interesantes, pero quizás no es la mejor idea al momento de la grabación. El mejor plan para la grabación es conseguir el sonido de la guitarra usando la menor cantidad de efectos posible. - Si hay pedales en la cadena que no están siendo usados mejor quitarlos, ya que pueden estar degradando la señal y agregando ruido. - Esto es lógica pura, pero trata de que los cables entre pedales sean lo más cortos y de la mejor calidad posible. - Sé crítico y creativo acerca de cuáles son los pedales que realmente vas a usar en la cadena y en qué orden lo vas a hacer. Aunque a primera vista un pedal de distorsión pesada puede parecer lo necesario, a veces no es lo apropiado para la canción. Reemplazarlo por un pedal de ganancia para empujar más el sonido del amplificador, puede resultar en una distorsión mucho más natural y conveniente para el tema. Podrías aprovechar mucho más ese pedal de distorsión ‘salvaje’ si lo colocás después del delay y/o la reverb. Los sonidos muy espaciados por delay y/o reverb, pueden volverse mucho más ‘psicodélicos’ con una distorsión y un pedal de eq después de ellos.

10- GRABÁ TAMBIEN LA SEÑAL DIRECTA Al grabar guitarras, es conveniente tomar y grabar la señal directo de la guitarra, antes de pasar por cualquier efecto o por el amplificador. Existen dos razones para hacer esto: - Si el toque fue perfecto pero por algún motivo se quiere cambiar el sonido de la guitarra durante la mezcla, tener una señal directa (limpia) nos permite reamplificarla por diferentes amplificadores y buscar así el sonido deseado, usando creativamente los amplis; cosa que no podríamos haber hecho durante la toma original. - Por otro lado, la señal directa puede servir en la mezcla como una forma de reforzar los graves sin necesidad de duplicar. La señal limpia añade claridad a la franja grave de la señal sin desajustar la rítmica del arreglo en la toma original.

Descargá este artículo en PDF

#guitarras #grabación #eq #mezcla #micrófonos #efectos #reverb

© 2016 por KRAUT | Cursos de sonido On-Line.

  • b-facebook
  • Twitter Round
  • Google+ - Black Circle
  • Instagram Black Round