Reverbs: algunas cosas que es mejor saber


Delay, chorus, reverb, compresión; son nombres conocidos para la mayoría de nosotros; pero: ¿realmente somos capaces de usar estas herramientas para realzar nuestro sonido o nos limitamos simplemente a aplicar los presets que nos ofrecen? En este artículo intentaremos aclarar algunas cuestiones básicas sobre uno de los procesadores de efecto que más se usa a la hora de la mezcla: la REVERB.

¿Qué es la reverberación? La reverberación es un fenómeno físico que ocurre cuando un sonido se ‘refleja’ en una o varias superficies, y esa reflexión llega al oído del receptor mezclada con el sonido original y con unos pocos milisegundos de retraso. Esto produce en el oyente una sensación de espacio. (Fig. 1)

Figura 1 – Representación gráfica simple de la interacción del sonido directo y la suma de sus reflexiones.

Tipos de reverberación. Tanto en los procesadores de reverb hardware como en los plugins (software), los diferentes tipos de ‘espacios’ se emulan con algoritmos; pero mucho antes de la era digital, el efecto se conseguía mediante la construcción de espacios reales, habitaciones de variadas formas y tamaños (hasta 100 m3 y habitualmente con las paredes vacías), donde un altavoz amplificaba el audio desde un punto de la sala y un micrófono omnidireccional recogía sólo las reflexiones del lugar. Los parámetros eran muy simples: los modelos del altavoz y micrófono utilizados, y sus respectivas ubicaciones dentro de la sala. (Imagen 1) Hoy en día éste sigue siendo un método maravilloso, pero no siempre se dispone del espacio, y en los casos en los que está disponible (mayormente en estudios de alta categoría), no cualquiera puede pagarlo.

Imagen 1 – Eco-chamber

Existen otras opciones (siempre dentro del dominio analógico) más baratas y sencillas de implementar: las Spring Reverbs (reverb de resortes) y las Plate Reverbs (reverb de placas). Las spring reverbs se encuentran comúnmente en amplificadores de guitarra y tienen un sonido muy cálido. Los primeros dispositivos se construyeron a fines de los años ‘30 y la primera patente registrada estuvo a nombre de Laurens Hammond, quien la usó para una de sus más famosas invenciones: el órgano Hammond. Estos dispositivos consisten en uno o varios resortes encerrados en una caja metálica, que al ser excitados por las ondas sonoras desde uno de sus extremos producen un movimiento vibratorio hacia el extremo contrario que a su vez es captado por un micrófono piezoeléctrico, encargado de transformar ese movimiento en una señal eléctrica que será agregada al sonido limpio. Cuando las ondulaciones llegan al extremo del resorte, parte de esa energía se refleja y permanece generando el sonido característico de este tipo de esta reverb (imagen 2).

Las plate reverb surgen a fines de los años ‘50, utilizan el mismo principio de funcionamiento y son un poco más versátiles, aunque de mayores dimensiones, ya que utilizan grandes placas metálicas en lugar de resortes. Al inicio de la década de los ‘70 podía resultar costoso hacerse de uno de estos artefactos, pero actualmente son más accesibles y hasta se pueden encontrar en Google instrucciones para poder fabricarlos (imagen 3).

Imagen 2 - Spring reverb Imagen 3 - Plate reverb

Una muy buena explicación (aunque en inglés) sobre el funcionamiento de estos aparatos:

Pre-delay. Una práctica muy común durante la era analógica, era aplicar un poco de delay antes de la reverb. A esto se le llama pre-delay, y hace que la reverberación –al quedar apenas más separada en tiempo respecto del sonido directo- sea más notoria y musical. Para calcular el tiempo de pre-delay, se recomienda utilizar la misma fórmula que para calcular los ‘tempo-delay’: 60000/BPM = tiempo en negras. Por ejemplo, para un tempo de 120 BPM, el tiempo de delay necesario para escuchar las repeticiones en negras sería de 500 ms. (60000/120 = 500). Por otro lado, no es conveniente usar tiempos de pre-delay superiores a los 40 o 50 ms, dado que perderíamos el efecto haas o efecto de precedencia. Por lo tanto, para ajustar un pre-delay adecuado para el ejemplo anterior, deberíamos aplicar: 60000/120 = 500 y luego subdividir hasta llegar a una duración menor a 40 ms: 500/2 = 250 – 250/2 = 125 – 125/2 = 62,5 – 62,5/2 = 31,25. 31,25 ms sería el pre-delay para nuestra reverb, lo cual, traducido al lenguaje musical, sería equivalente a una semifusa. El uso del pre-delay resulta fundamental a la hora de reverberar señales rítmicas, tales como el tambor de la batería, una guitarra, etc.

¿Cuál es el tipo de reverberación adecuado para cada señal? Si bien no hay una única fórmula para aplicarlas ni una razón que nos impida usar distintos tipos de reverb para una misma señal, podemos tomar las siguientes recomendaciones como punto de partida, sobre todo si no tenemos demasiada experiencia con este tipo de procesadores.

- Spring: suenan muy bien en guitarras y teclados. Son cálidas y más bien cortas. - Plate: funcionan para tambores, toms, guitarras y voces. También son muy cálidas pero un poco más largas que las anteriores. - Room y Chamber: tienen tiempos bastante cortos y, dependiendo de la señal que procesen, pueden sonar opacas o con más brillo. Funcionan muy bien en batería, voces, guitarras, percusiones y teclados. - Hall: suenan muy bien aplicadas a instrumentos de cuerda, guitarras acústicas, pianos, vientos de metal (brass) y en la mayoría de los instrumentos de orquesta. Suenan bastante más brillosas que las ‘rooms’ y, en determinados estilos, pueden ser muy efectivas cuando se usan en voces o batería.

Para probar… Un truco muy útil es usar varios tipos de reverbs combinadas, cada una con distintos tiempos y en diferente cantidad. Por ejemplo, podrías enviar el submaster de batería a un room, tambor y toms a un plate y por último, de nuevo toda la batería a una reverb de tipo hall de 3.5 seg. de duración. Pruébalo enviando pequeñas cantidades de señal.

¿Inserción o envío? En la mayoría de los casos, es aconsejable usar las reverbs en un envío auxiliar. De esta forma, la señal original pasa sin modificaciones a través del canal de audio, mientras una parte de la misma (según el nivel de envío) es enviada a un canal de efecto. Luego, señales limpia y procesada, se mezclan en el master. De alguna manera, esto es lo que sucede en nuestros oídos cuando tiene lugar el proceso acústico real: la señal directa llega a nuestros oídos mezclada con las reflexiones. No obstante, en casos en los que se busque un efecto estético especial, el proceso de reverb podría incluirse en una inserción de canal.

Dándole forma. Si ya pusiste manos a la obra y estás enviando tu bus de baterías a una reverb, ahora podrá parecerte que los graves se convirtieron en una bola de barro, o que los agudos hacen sangrar tus oídos. ¡No desesperes! Es normal que en toda señal existan frecuencias que es mejor no reverberar. Por eso, no es mala idea usar un ecualizador en el canal de efecto, inmediatamente antes de la reverb. Esto te permitiría atenuar dichas frecuencias antes de que lleguen al proceso de reverberación. Por ejemplo, para reverbs de instrumentos, suena muy bien el uso de la llamada ‘curva Abbey Road’ que consiste en colocar un HPF en 500 Hz y un LPF en 10 Khz (imagen 4)

Imagen 4 - Curva 'Abbey Road'

Para la reverb del bus de baterías, se puede utilizar una variable de la curva anterior que consiste en el mismo HPF pero colocando el LPF en 6 Khz, 4 Khz o hasta incluso en 2 Khz (imagen 5):

Imagen 5 – Variante de la ‘curva Abbey Road’ para aplicar en el canal de reverb de batería

También puedes usar esta técnica en la reverb de las voces (imagen 6):

Imagen 6 – Curva de EQ para en el canal de reverb de voz

En caso de que las “s” de la línea vocal hayan quedado muy exageradas, es muy buena idea agregar un De-Esser a la cadena, antes del EQ. Otra muy buena idea para agregar condimento a tus ambientes, puede ser usar un compresor después de la reverb, y un nuevo EQ inmediatamente después del compresor, para compensar algunas frecuencias. Resumiendo: la cadena para probar en el canal de reverb de voz sería: - De-Esser - Eq para filtrar - Reverb - Compresor - Eq de compensación

A continuación, podrás escuchar algunas muestras de audio que ejemplifican los procedimientos descriptos anteriormente:

(Las muestras se abrirán en una ventaña o pestaña separada del navegador)

PLATE SBORE UN CANAL DE VOZ:

Plate Reverb

De-Esser+Plate reverb

De-Esser+Plate reverb+EQ

De-Esser+Plate reverb+EQ+Comp

De-Esser+Plate reverb+EQ+Comp+Eq

ROOM SOBRE EL TAMBOR DE LA BATERÍA:

Clean (limpia)

Tambor con Room

Room con pre-delay de 37ms

Room con pre-delay de 37ms+EQ

¡Dale aire a tus tracks! Definitivamente, una reverb le agrega aire a la mezcla de los instrumentos de percusión. Si ajustas la duración para que la ‘cola’ de reverb desaparezca antes del siguiente golpe, sentirás la diferencia. Esto también funciona para cualquier pista rítmica, como un piano, guitarras rítmicas o hasta un hi-hat.

Descargá este artículo en PDF

#reverb #plate #spring #room #hall #chamber #predelay

964 vistas

© 2016 por KRAUT | Cursos de sonido On-Line.

  • b-facebook
  • Twitter Round
  • Google+ - Black Circle
  • Instagram Black Round